Montar un Balneario (Relajación / Baños /Spa)


Domingo 11 de diciembre de 2011
por  EIE
popularidad : 9%  Visitas  17004



Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito un balneario

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es montar un balneario urbano o spa, es decir, un pequeño centro que ofrece tratamientos termales pero sin ofrecer alojamiento como los grandes balnearios.

Por tanto, se tratará de un balneario urbano con servicios de spa y algunos básicos de estética. El spa es un centro en el que se realizan programas de hidroterapia, es decir, técnicas que utilizan el agua como elemento principal, además de otros servicios relacionados con la salud y la belleza como son los masajes, saunas, etc.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

El proyecto está especialmente indicado para personas que tengan formación o experiencia previa en balnearios, centros de belleza o, incluso, en fisioterapia y masajes. En caso de no poseerla, estas personas pueden dedicarse a los servicios generales y recurrir a contratación de personal con la cualificación necesaria.

También es necesario que las personas que vayan a desarrollar este negocio tengan habilidades en la atención al cliente, dotes comerciales y un buen desempeño del trabajo.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Entre los servicios que puede ofrecer un centro deportivo, como el que se plantea en este proyecto, se encuentran los siguientes:

SALUD, BIENESTAR Y RELAJACIÓN:

- Bañeras de hidroterapia.
- Duchas bitérmicas.
- Servicio de masaje y fisioterapia.
- Sauna.
- Jacuzzi.
- Pediluvio: pasillo de cantos rodados y chorros de agua cuyo objetivo es activar la circulación de pies y piernas.

BELLEZA:

- Cabinas de rayos UVA.
- Cabinas de estética: mascarillas, peelings, manicura, pedicura, depilación, tratamientos reafirmantes, etc.
- Lo habitual en este tipo de centros es ofrecer lo que se llama un circuito termal, que consiste en pasar por las diferentes zonas comentadas anteriormente (pediluvio, duchas bitérmicas, bañeras de hidroterapia, sauna, etc.) combinando diferentes presiones de agua así como diferentes niveles de temperatura.

Como valor añadido, a los servicios generales ofertados se pueden añadir otros como bar, venta de productos de belleza, complementos alimenticios de dietética y nutrición e, incluso, venta de artículos deportivos. De momento, en la cartera de servicios de este balneario sólo se propondrá la venta de productos cosméticos.

Estos servicios podrán ampliarse en la medida en que va creciendo el negocio. Para ello, ese crecimiento deberá ir acompañado de un aumento de personal en la plantilla y de un nuevo acondicionamiento o ampliación de las instalaciones.

EL MERCADO

El creciente interés por la salud y la cultura del cuerpo ha alcanzado en España en los últimos años unas altas cifras en cuota de mercado y en volumen de negocio.

Cada vez más las personas se planteen la práctica deportiva como algo necesario para disfrutar de una estable calidad de vida, motivado principalmente por el ritmo de vida, el stress, la contaminación, los desequilibrios alimenticios, entre otros factores. De hecho, el 84% de los españoles declara tener interés por el deporte. Por todo ello, se está dando un crecimiento vertiginoso de apertura de nuevos centros deportivos, spa, etc.

Prueba de que montar un centro de este tipo es un buen negocio es el fuerte desembarco en nuestro país de las multinacionales especializadas y el fuerte desarrollo de las franquicias que están contribuyendo a desarrollar el sector.

El sector está en constante evolución y se prevén cambios en el futuro. Se da la necesidad de ofrecer estos servicios de forma cada vez más personalizada, con el objetivo de que las personas incorporen de manera más habitual este tipo de servicios. Por otro lado, el hecho de que también esté aumentando la competencia, crea la necesidad de diversificar las actividades que ofrecen como forma de diferenciarse y satisfacer las exigencias de sus clientes.

LA CLIENTELA

El cliente de un balneario puede ser individual o colectivo (empresas u organizaciones). Además, suelen ser personas con edades comprendidas entre los 25 y los 60 años, de nivel económico medio-alto y preocupados por la salud y la estética.

Por otra parte, para los hombres, para los que actualmente existe un mercado en crecimiento relacionado con la belleza y la estética, este tipo de establecimiento es una forma ideal de ofrecerles lo que buscan a la vez que se mantiene su privacidad.

Se podría hacer una clasificación de perfiles de clientes como la que sigue:

- Deportistas. Gente que practica un deporte determinado y necesita, de vez en cuando, de tratamientos de relajación.

- Jóvenes. Personas que cuidan su salud y buscan una imagen. Este grupo es cada vez más numeroso.

- Grupos de mediana edad. Suelen ser personas de poder adquisitivo medio-alto y cuyo trabajo les ocupa la mayor parte del tiempo, por lo que están necesitados de una terapia “antiestrés”.

- Personas que están en rehabilitación o necesitan tratamientos terapéuticos. Son personas que en sus terapias necesitan tratamientos de este tipo y terapias de relajación. Una vez finalizada la rehabilitación, un alto porcentaje de estos clientes se consolida como cliente fijo del centro.

- Mayores. El aumento de la esperanza de vida y el incremento de la renta per cápita ha creado un grupo de personas entre 40 y 60 años que, además de gozar de una buena posición económica, disponen de más tiempo libre.
Esto hace que encuentren en el turismo termal una opción para relajarse y ocupar su tiempo de ocio.

LA COMPETENCIA

En el análisis de la competencia, hay que tener en cuenta que en el sector del turismo termal existe una gran variedad de empresas, desde grandes hoteles hasta pequeños balnearios urbanos. Todos ellos, aunque con distintas dimensiones y con más o menos servicios adicionales, constituyen una clara competencia para el negocio objeto de estudio en este proyecto.

Así pues, habrá que distinguir los siguientes tipos de competidores:

- Balnearios con alojamiento u hoteles especializados: Este tipo de negocios se diferencia del nuestro en la modalidad del servicio que ofrece, pues los programas de tratamiento que en ellos se realizan pueden durar varios días para lo cual se hace imprescindible servicio de alojamiento.

- Hoteles con spa integrado: Son hoteles que integran un servicio de hidroterapia, gimnasio y servicios de belleza. Dentro de este grupo de competidores, existen hoteles más pequeños y grandes hoteles a las afueras de las ciudades que ofertan una gran cantidad de todo tipo de servicios para la salud y belleza en sus grandes instalaciones.

- Otros balnearios urbanos: Los balnearios urbanos o spa como el que se describe en este proyecto ofrecen el mismo servicio que un balneario pero con circuitos termales de una hora y media de duración aproximadamente (todos los tratamientos se hacen en el mismo día), con lo cual son más pequeños y no ofrecen servicio de alojamiento. Los que están ubicados en la misma zona de influencia que nuestro negocio son los que ejercen una competencia más directa por disponer de una clientela fija.

- Salones de belleza: Hay salones de belleza que están ampliando su cartera de servicios para ofrecer un paquete integrado de salud y belleza.

- Centros deportivos: Actualmente no sólo disponen de gimnasio y demás instalaciones deportivas, sino que además incluyen salones spa y servicios de belleza.

Antes de montar un negocio como el que se propone, resulta fundamental conocer dónde se encuentran los competidores más cercanos, así como su política de precios y servicios.

PLAN DE VENTAS

Antes de la inauguración del negocio es muy importante realizar una campaña de promoción inicial para dar a conocer el centro y asegurarse un número de socios suficientes para iniciar la actividad.

En un inicio, y como forma de captar a un número importante de clientes, se podría utilizar la táctica de ofrecer unos días de prueba gratuita (una o dos semanas).

También es recomendable la realización de una campaña de publicidad en la zona de influencia. La mejor fórmula es dejar folletos en los buzones y en los parabrisas de los vehículos.

Otras posibilidades de que se dispone para dar a conocer el balneario es el anuncio en directorios de empresas o Internet. Una página web donde mostrar toda la información disponible del centro podría resultar muy útil. Asimismo, se puede utilizar la radio y el sistema de carteles fijos.

Es importante señalar que en este sector la preocupación se dirige, más que a realizar esfuerzos de captación, a la fidelización de la clientela ya existente, por lo que la calidad del servicio y, en mayor medida, el trato al cliente, es lo más relevante y a lo que se concede mayor importancia. De este modo, el boca a boca se convierte en el mejor medio de comunicación y captación de clientes.







Comentar el Artículo

  Facebook     Twitter     Google+     Sindicación RSS