Montar un Restaurante Italiano


Sábado 1ro de octubre de 2011
por  EIE
popularidad : 6%  Visitas  20450



Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito un restaurante italiano

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es crear un Restaurante Italiano

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto aconseja que el personal sea altamente cualificado y con experiencia. La persona o personas encargadas de la cocina deberán poseer una sólida formación o experiencia en la elaboración de productos y platos tradicionales de la cocina italiana, ya sea porque proceden de allí o porque han tenido algún tipo de contacto con ella. Así como los camareros, que deben conocer todos los platos que se sirvan en el restaurante y tener la capacidad de asesorar del mejor modo posible a los clientes, sobre todo a los que acuden por primera vez a un tipo de restaurante como éste.

Por ello, el perfil más habitual en este tipo de negocio, para todos los empleados, suele ser una persona educada, orientada al servicio al cliente y con experiencia y/o formación.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Este negocio necesita disponer de una amplia variedad de productos que permitan adaptarse a los distintos tipos de público. Los productos que se comercializan en el establecimiento se dividen en:

Oferta de bebidas: además de las comunes entre los restaurantes como son cervezas, agua y refrescos podemos ampliar la oferta con bebidas típicas como vinos.
Entrantes: son un gran atractivo para el cliente y este tipo de cocina ofrece una amplia gama de este tipo de productos.
Ensaladas: la variedad de ensaladas que presentan este tipo de restaurantes es variada por lo que se recomienda tener una buena carta.
Comidas: es de muy diversa clase desde pasta, pizzas, arroces, ensaladas, pescado o carne.
Postres: además de las comunes podemos ampliar la oferta con postres típicos.
El diseño de la oferta de productos deberá de hacerse teniendo en cuenta cual va a ser el público al que nos dirijamos. En este caso, se trata de ofrecer platos tradicionales de la cocina italiana, aunque nunca debemos olvidar que la oferta debe ser variada e ir adecuándose a las necesidades y gustos de los clientes. En cualquier caso, la oferta del restaurante debe estar orientada en función de su categoría.

Esta oferta debe recogerse en una carta donde se indiquen los platos y su precio, así como la oferta de bebidas y postres. La carta debe estar cuidadosamente diseñada ya que influye en la imagen que se transmite del establecimiento. Para elaborar la carta habrán de considerarse criterios de oportunidad. Para ello hay que tener en cuenta la aceptación por parte de la clientela, la facilidad de preparación, la rentabilidad, la utilización de géneros locales y la temporalidad de los productos.

Por otra parte, la selección de los proveedores debe hacerse cuidadosamente ya que lo que el restaurante va a poder ofrecer a sus clientes en servicio tiene mucho que ver con lo que reciba de sus proveedores, no sólo respecto al tipo o cantidad de los productos, sino también a las características de calidad, puntualidad, presentación etc.

Tras la compra y recepción de las mercancías habrá que almacenarlos y conservarlos hasta que sean necesarios para la preparación de los platos.

La siguiente actividad que se desarrollará será la preparación de los platos y atención a los clientes.

Hay que tener en cuenta que en este tipo de negocios la actividad se concentra en los fines de semana.

EL MERCADO

Durante los últimos veinte años, el segmento correspondiente a restaurantes ha experimentado un fuerte crecimiento.

El aumento en el hábito social de comer fuera de casa, y sobre todo el desarrollo del turismo nacional y extranjero son los principales motores que impulsan esta fuerte expansión del sector.

Además, otro rasgo significativo es que se registra una disminución del número de empresas familiares de reducido tamaño y la consolidación de unidades empresariales de mayor tamaño. A pesar de ello, existe todavía un reducido grado de concentración de la oferta siendo la mayoría de las empresas del sector de un tamaño pequeño.

Entre las especialidades culinarias internacionales, la gastronomía italiana es una de las que ha conseguido captar un mayor público en España a lo largo de los últimos años.

LA CLIENTELA

Habitualmente este tipo de negocios trata de dirigirse a diferentes tipos de público, tratando de dirigirse al mayor número de personas posible y de atender a públicos que tienen distintos horarios para lograr reducir los tiempos ociosos.

Los principales clientes de este negocio suelen dividirse en:

Público general, principalmente jóvenes y público de fin de semana.

Turistas y estudiantes de muy variadas nacionalidades, ya que esta gastronomía se ha implantado con éxito en gran parte del mundo, y es una referencia para el extranjero.

Trabajadores que comen fuera de casa. El número de personas que comen fuera de casa ha aumentado debido a la incorporación de la mujer al mercado laboral.

También, en función de la capacidad del negocio, se puede ofrecer un servicio a domicilio. De esta forma la clientela se diversifica, ofreciendo una variante más de los establecimientos de comida a domicilio como son las hamburgueserías, restaurantes chinos, etc.

Otro modo de segmentar a los clientes es según su poder adquisitivo, diferenciando entre poder adquisitivo bajo, medio o alto.

Es muy importante determinar a qué tipo de clientes queremos dirigirnos ya que esta elección va a influir en todos los aspectos del negocio: en el tipo de oferta, en los precios, en la decoración...

LA COMPETENCIA

Para el análisis de la competencia hay que distinguir varios tipos de competidores:

- Restaurantes de comida italiana de similares características a las nuestras ubicados en la misma zona de influencia. Por tanto, habrá que estudiar la zona escogida para la ubicación del negocio ya que es básico saber qué hace la competencia que ya está establecida y apostar por la diferenciación.

- Otros establecimientos que ofrecen productos sustitutos: restaurantes temáticos, establecimientos de comida exótica, etc.

- Grandes cadenas de franquicias de pizzerías: Telepizza, Pizza Hut, Pizza World… Se estima que el 80% de las pizzas son servidas desde grandes cadenas.

- Bares, cafeterías, restaurantes, etc.: Ofrecen una serie de servicios sustitutivos y complementarios a la comida italiana.

Aquí hay que señalar que en muchos casos la existencia de competencia en la zona de influencia del local puede resultar beneficiosa pues genera afluencia de público.

PLAN DE VENTAS

Al inicio de todo negocio lo importante es darse a conocer, atraer a los clientes al local. Por ello, la publicidad y la información deben ser ágiles, claras, amplias y atractivas. Para ello, deben tenerse en cuenta distintas variables:

El local debe tener una imagen tal que el cliente se sienta atraído y pase al interior. Debe cuidarse la decoración, limpieza del establecimiento, comodidad del mobiliario… consiguiendo que la imagen sea la propia de un lugar en el que el cliente busca un momento de descanso en su rutina diaria.
La forma de servir los productos a la clientela es muy importante, por ello hay que tener en cuenta la vajilla, cubertería, etc. que son elementos que también comunican la imagen del negocio.

Es fundamental que el personal tenga cualidades para el trato con los clientes, la atención es básica para retenerlos.

Uso de técnicas promocionales. El principal elemento de promoción fija es la carta con las especialidades del establecimiento detallando los productos. Debe ser atractiva pero, a la vez, manejable y fácil de leer.

Otro medio muy utilizado es la publicidad en prensa local y las colaboraciones en guías o revistas especializadas en hostelería y restauración. Actualmente es muy frecuente la publicidad mediante la creación de una página Web propia. Una vía para darse a conocer son los portales de ocio y turismo que permiten incluir las direcciones y características de los locales de restauración.

Además se pueden usar fórmulas de descuentos, regalos de promoción y métodos de fidelización como tarjetas de clientes, etc.

El “boca a boca” es sin duda la publicidad más efectiva y gratuita. Los clientes que queden satisfechos con el producto y el servicio recibido, repetirán la visita al establecimiento y además lo comunicarán a sus conocidos.







Comentar el Artículo

  Facebook     Twitter     Google+     Sindicación RSS