Montar una Empresa de Rehabilitación de Viviendas


Miércoles 29 de febrero de 2012
por  EIE
popularidad : 2%  Visitas  7886



Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito un negocio de de Mantenimiento y Rehabilitación de Viviendas

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es montar una empresa dedicada a ofrecer múltiples servicios para hogares y empresas. Las actividades más destacadas que englobará la empresa serán las de albañilería, fontanería, pinturas, electricidad y todo tipo de reformas del hogar.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto resulta idóneo para personas de mediana edad con experiencia anterior en el sector para los oficiales y personas jóvenes sin experiencia pero con ganas de aprender para los peones.

El perfil suele corresponder con hombres debido a la necesidad de esfuerzos físicos y la dureza del trabajo, aunque en la actualidad se están incorporando mujeres a este sector.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Como hemos indicado al principio, la empresa multiservicio va a realizar diversas actividades relacionadas con el mantenimiento y rehabilitación de viviendas, dentro de las que contempla un amplio abanico de servicios como son el de albañilería, pintura, electricidad y fontanería.

- Trabajos de albañilería:

Los trabajos de albañilería, en sí, representan una profesión polivalente cuyas competencias son muy amplias: enlucir, guarnecer, alicatar, replantear, etc., aunque hoy en día la obra ha evolucionado e intervienen más oficios y nuevas especialidades (montadores de techos, suelos, revestimientos especiales, aislamientos).

Entre los trabajos a llevar a cabo se encuentran las actividades de cimentación, construcción de cerramientos, tabiquería, escaleras, tejados o fachadas. También se realizan revestimientos de superficies, interiores y exteriores, con materiales de agarre (mortero, cemento, yeso, hormigón), o bien alicatados y solados con piedra o cerámica. Así mismo se pueden enumerar otras actividades como construir arquetas, colectores y alcantarillados de saneamientos.

-  Trabajos de electricidad:

Los trabajos de electricidad se pueden agrupar en los servicios siguientes:

  • Instalaciones eléctricas. Esta actividad comprende la instalación en edificios y otras obras de construcción de cables y material eléctrico, sistemas de telecomunicación, instalación y reparación de calderas eléctricas, antenas y porteros de viviendas, ascensores y escaleras mecánicas, etc.
  • Instalaciones de redes de comunicación. Comprende la construcción en edificios y aves industriales de líneas de transmisión de telecomunicaciones (telefonía, televisión digital..). Asimismo, abarca la instalación y el mantenimiento de las redes.

Las instalaciones que se realizan en este sector están sometidas a la emisión de certificaciones, según se indica en la normativa de funcionamiento de instalaciones industriales, a fin de asegurar que los trabajos se ajustan a los parámetros técnicos y de seguridad. Para emitir estas certificaciones es necesario que un técnico con carné que lo homologue como tal revise la instalación y emita dicha certificación.

Estos carnés acreditan un nivel de capacitación en cada materia, y para su obtención deben ser superadas pruebas de conocimiento técnico y práctico. La máxima autoridad que otorga estos carnés son las Comunidades Autónomas, a través de su Consejería de Industria (en Andalucía, es la Consejería de Empleo y Desarrollo Tecnológico la que tiene las competencias de Industria).

Trabajos de fontanería:

La fontanería comprende las actividades de ejecución, reparación, reforma o mantenimiento de cualquier instalación relacionada con el agua y afines en obras de construcción u otras edificaciones.

Entre los distintos tipos de instalaciones se encuentran:

  • Instalaciones de agua fría y agua caliente sanitaria.
  • Saneamientos y evacuación.
  • Instalaciones de calefacción.
  • Instalaciones de gas en inmuebles.
  • Sistemas de riego y contra incendios.

Las instalaciones que se realizan en este sector están sometidas a la emisión de certificaciones, según se indica en la normativa de funcionamiento de instalaciones industriales, a fin de asegurar que los trabajos se ajustan a los parámetros técnicos y de seguridad. Con este motivo se realizan unos exámenes en la Oficina Territorial de Industria, que acreditan al/la profesional como instalador/a o mantenedor/a oficial tanto para calefacción, como para el gas, como para combustibles líquidos o instalaciones de agua.

Por ello es frecuente que los/las profesionales dispongan de varias licencias, que son complementarias entre ellas, porque normalmente se trabaja en obras que abordan labores de agua, gas, combustibles y calefacción conjuntamente.

Estos carnés acreditan un nivel de capacitación en cada materia, y para su obtención deben ser superadas pruebas de conocimiento técnico y práctico. Como ejemplo referido a las instalaciones de calefacción, cabe citar el nivel IC1, que resulta el más habitual y permite la realización de instalaciones hasta 70 KW.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que cuando una instalación sobrepasa la potencia para la que se está acreditado, la situación suele solventarse bien contratando a empresas que cuenten con las acreditaciones requeridas o subcontratando este servicio a profesionales autorizados en ese nivel de ejecución.

Trabajos de pintura:

Los trabajos de pintura consisten en preparar y realizar revestimientos con papel y acabados con todo tipo de pinturas sobre cualquier tipo de superficies, así como organizar materiales, medios y equipos para la correctaejecución de los trabajos en condiciones de seguridad.

Las distintas tareas que podrán desarrollar son las siguientes:

  • Realizar las operaciones de limpieza, saneamiento, regulación y tratamiento de las superficies objeto de pintado o empapelado.
  • Aplicar lacas y barnices
  • Pintar superficies previamente reparadas.
  • Revestir los paramentos interiores.

Es muy importante ser meticuloso/a para no estropear el trabajo de los anteriores gremios de la cadena organizativa, ya que es la última persona en intervenir.

EL MERCADO

Las familias que disponen de viviendas necesitan periódicamente acudir a profesionales para pintar, arreglar desperfectos de albañilería (por ejemplo, se han caído los azulejos de un cuarto de baño o hay humedades a causa de la lluvia), un desajuste eléctrico, etc. Son pequeñas obras y arreglos pero muy necesarias para mantener en buen estado de conservación.

Por parte de la oferta, el tipo de empresas que realizan estas tareas de multiservicios está integrado por equipos o cuadrillas. Por lo general, se trata de pequeñas empresas compuestas por personas especializadas en la realización de trabajos concretos de albañilería, enfocados al mercado de reformas y acabados de obra, a los que incorporan especialistas en pintura, electricidad, fontanería y otros oficios que son complementarios a la albañilería e, incluso, son demandados específicamente por los clientes. Se trata por tanto, de micro-empresas de trabajadores/as autónomo/as o empresas de reducidas dimensiones

LA CLIENTELA

Los clientes de la empresa de la empresa multiservicios, tal y como se apuntaba anteriormente, dependen del tamaño de la empresa, pudiendo ser de diversos tipos:

  • Clientes particulares que solicitan los servicios de la empresa. Estos clientes acuden principalmente por motivos de cercanía para solicitar servicios relacionados principalmente con reformas interiores en su vivienda o local, y trabajos de fontanería, electricidad, pintura, etc. Los clientes pueden ser residentes de la zona o de otras zonas de la ciudad, todo va a depender de capacidad de abordar trabajos fuera de su entorno natural. Hay empresas que recogen pedidos a cientos de kilómetros de sus oficinas de localización. Va a depender de la rentabilidad y carga de trabajo que tenga la empresa.
  • Rehabilitación, reforma, interiorismo y obra nueva. Para ello se ofrecen servicios de mantenimiento, reparación y resolución de averías para diversos sectores: locales comerciales, oficinas, centros comerciales, hoteles, centros deportivos, etc.
  • Administración pública. A través de los concursos o licitaciones.

Las previsiones más estables y optimistas del sector se dirigen al campo de la rehabilitación, motivado por el potencial que ofrece el parque de edificios existentes. Se estima que la mitad de los edificios actuales necesitan trabajos de rehabilitación; a este hecho se suman otros condicionantes favorables para acometer este tipo de trabajos, como la concesión de subvenciones para reforma de edificios, la actual capacidad de ahorro de los hogares, o las buenas condiciones financieras que se ofrecen en el mercado.

Por otra parte existe una gran demanda de reforma de locales, destacando la importancia que le conceden la hostelería y el comercio al diseño del espacio, y al interés actual por decorar y remodelar centros de trabajo como oficinas, despachos, clínicas.

LA COMPETENCIA

Para el análisis de la competencia hay que distinguir dos tipos principales de competidores, aunque en este momento de gran demanda, hay trabajos para todos:

  • Otras empresas de multiservicios que realizan trabajos de similares características de tamaño y oferta de servicios. Así los verdaderos competidores serán aquellos que estén ubicados dentro de la misma zona de influencia. Por tanto, habrá que estudiar la zona escogida para la ubicación de la empresa ya que es básico saber qué hace la competencia que ya está establecida en esa zona y apostar por una diferenciación con ella.
  • Empresas y profesionales especialistas en los distintos oficios que engloba el multiservicio: albañilería, fontanería, electricidad, pintura, etc. Estos competidores pueden actuar a la vez como tales o como proveedores si necesitamos incorporar a algunos de éstos a nuestros servicios para realizar determinadas tareas, pudiendo actuar como una subcontrata de las mismas.

A la hora de competir es fundamental la calidad que se ofrece al cliente y el cumplimiento de los plazos, tanto en la fecha de inicio como en la terminación.

El tener una buena reputación en la zona de influencia es el mejor valor diferencial con la competencia.

PLAN DE VENTAS

En general este tipo de empresas no suelen hacer excesiva publicidad para darse a conocer, no obstante puede ayudar el insertar anuncios en guías informativas y otros medios locales (encartes en prensa diaria, radio, carteles en determinados establecimientos públicos, reparto de elementos promocionales ¿almanaques, mecheros, camisetas, etc.-, ...).

También hay que subrayar la efectividad de la difusión por parte de los propios clientes. Las pequeñas empresas se ven favorecidas en el contacto con clientes al trabajar en colaboración con otros gremios; a esto añadir la recomendación de técnicos aparejadores, arquitectos, etc.

La atención a la clientela es una de las bases del mundo de los servicios. Existen oportunidades de asistir a cursos sobre la materia organizados por las distintas asociaciones empresariales.

Aquí hay que tener muy presente que hay aspectos no relacionados directamente con la realización del trabajo que influyen de manera determinante sobre la satisfacción del cliente, tales como la puntualidad, el cumplimiento de plazos, el cuidado con los objetos del entorno, la limpieza de la obra, la corrección en el trato y la comunicación sobre las distintas incidencias que surgen y las posibles soluciones.

Hacer frente a quejas y reclamaciones es otro de los aspectos fundamentales. Para esto se deben establecer mecanismos de recogida de éstas y prepararse para atenderlas y convertir esta segunda oportunidad que nos ofrece un cliente en elemento de reforzar nuestro vínculo con él.







Comentar el Artículo

  Facebook     Twitter     Google+     Sindicación RSS