Montar una Empresa de Colocación de Escayola


Domingo 4 de marzo de 2012
por  EIE
popularidad : 1%  Visitas  1770



Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito una empresa de colocación de escayola.

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es montar una empresa de colocación de productos de escayola, actividad muy relacionada con el sector de la construcción, en concreto con el revestimiento tanto interior en techos como exterior en cornisas y molduras de edificios.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto resulta idóneo para personas de mediana edad con experiencia anterior en el sector para los oficiales y personas jóvenes sin experiencia pero con ganas de aprender para los peones.

El perfil suele corresponder con hombres debido a la necesidad de esfuerzos físicos y la dureza del trabajo, aunque en la actualidad se están incorporando mujeres a este sector.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

La competencia general del escayolista es ejecutar los trabajos propios de colocación de elementos en escayola, garantizando el producto y respetando las normas en materia de seguridad e higiene en el trabajo.

Los escayolistas, además de preparar las superficies mediante la colocación de listones o material aislante, han de preparar las mezclas de yeso o escayola, y atender al tiempo de fraguado.

El/la profesional de la escayola, pertenece mayoritariamente al grupo de trabajadores/as por cuenta propia, siendo subcontratados/as por otras empresas. Generalmente, desarrollan su trabajo junto a uno o más ayudantes, y es también muy frecuente que ellos mismos tengan que realizar todos los trabajos, tanto los de preparación (parcheo, plastecido, lijado e impermeabilizado), como los de acabado (retoques finales).

En general su trabajo es montar todo tipo de molduras y placas de escayola en la ejecución de falsos techos o decoraciones de paramentos, repasado y remate de juntas o uniones.

En concreto, las tareas que se desarrollarán son las siguientes:

  • Montar y desmontar andamios, así como los medios de protección necesarios.
  • Trazar niveles y repartir los puntos de anclaje.
  • Montar falso techo de escayola con plancha y plaqueta prefabricada.
  • Colocar molduras de distintos tipos: cornisas, escocias, jambas, falsa viga, moldura y arcos.

EL MERCADO

El mercado de la escayola está copado por la presencia destacable de autónomos o microempresas, siendo muy escasa la presencia de grandes empresas. Ello es debido al hecho de que sin grandes inversiones en herramientas y sin impedimentos administrativos, toda persona puede darse de alta y ejercer como escayolista. No existen barreras de entrada para ejercer la profesión.

La escayola no ha tenido como materia prima grandes variaciones en su composición. Sin embargo, sí hay otros materiales, como la placa de yeso laminado o el cartón-yeso, coincidentes con la escayola en cuanto a su utilidad para la elaboración de muebles (estanterías principalmente), techos y tabiquería. Son precisamente los escayolistas los que muestran una especial habilidad para el manejo de este material, que está formado de una placa de yeso que lleva un cartón en sus dos caras. No obstante, aunque algunos profesionales de la escayola han ido puntualmente realizando obras con la placa cartón yeso, la mayoría sigue trabajando la escayola, sin que ambos materiales se crucen en su actividad habitual.

Cada vez es más frecuente la utilización de tabiques y techos falsos en yeso laminado, sobre todo en oficinas y centros comerciales, aunque el consumo actual de este tipo de producto en España está por debajo de países como Francia o Estados Unidos. Como ventajas podemos mencionar su rápido montaje; la uniformidad de los materiales utilizados (con placa se pueden realizar techos, tabiques, trasdosados,...); el alto aislamiento acústico; la poca suciedad y la ausencia de escombros. Presenta sin embargo, puntos débiles: por un lado, las juntas, debido a las presiones sobre las placas, tienden a abrirse y a aparecer fisuras en toda su extensión si no se ha colocado correctamente, y por otra parte, el material de base, -el yeso-, tiene poca resistencia a los choques, de tal forma que estas zonas son delicadas y es necesario reforzarlas. Se requiere también un especial cuidado en su montaje y habilidad para hacerlo correctamente.

LA CLIENTELA

En lo que a los clientes se refiere, en el caso de las empresas pequeñas y autónomos se corresponden principalmente con particulares que deciden decorar o reformar su vivienda o local. Las empresas de mayor tamaño suelen tener como clientes a empresas de decoración, etc.

Los clientes de la empresa de escayola, tal y como se apuntaba anteriormente depende del tamaño de la empresa, pudiendo ser de diversos tipos:

  • Clientes particulares que solicitan los servicios de la empresa. Estos clientes acuden principalmente por motivos de cercanía para solicitar servicios relacionados principalmente con las reformas en su vivienda o local, por lo que suelen ser residentes en las zonas de inmediación del local o personas que transiten por esta zona.
  • Grandes clientes. Estos clientes son empresas o entidades que utilizan en gran medida los servicios de escayolistas, tales como las empresas de decoración, las entidades bancarias, los parkings, etc. Es importante conseguir que la empresa se abra un hueco en este tipo de mercado, ya que permite mayores volúmenes de facturación y la seguridad de unos ingresos según el tipo de contrato que se negocie.
  • Colectivos tales como oficinas, grandes superficies, mercados, colegios, etc. Este tipo de cliente solicita servicio de mantenimiento, siendo importante conseguir que la empresa se abra un hueco en este tipo de mercado, ya que permite mayores volúmenes de facturación y la seguridad de unos ingresos anuales.
  • Empresas de construcción. Estas empresas pueden solicitar los servicios para realizar los servicios para realizar el revestimiento de los techos en obra nueva.
  • Administración pública. A través de concursos o licitaciones, tanto para la pintura nueva como para el mantenimiento de distintos edificios públicos.

Un factor importante para captar nuevos clientes es el reconocimiento del trabajo bien hecho, las recomendaciones de otros clientes o colegas, y los años de experiencia. El cliente es cada vez más exigente en cuanto al cumplimiento de plazos para finalizar la obra, la limpieza y la calidad de la obra realizada. Los clientes de este sector son de la zona de la provincia.

LA COMPETENCIA

Por otra parte, para el análisis de la competencia hay que distinguir dos tipos principales de competidores:

  • Competidores que realizan los mismos trabajos de similares características de tamaño y oferta de servicios. Así los verdaderos competidores serán aquellos que estén ubicados dentro de la misma zona de influencia. Por tanto, habrá que estudiar la zona escogida para la ubicación de la empresa ya que es básico saber qué hace la competencia que ya está establecida en esa zona y apostar por una diferenciación con ella.
  • Empresas de mayor tamaño . Estos competidores pueden actuar a la vez como tales o como clientes si solicitan nuestros servicios para realizar determinadas tareas, pudiendo actuar como una subcontrata de las mismas.

- A la hora de competir es fundamental la calidad que se ofrece al cliente y el cumplimiento de los plazos, tanto en la fecha de inicio como en la terminación. El tener una buena reputación en la zona de influencia es el mejor valor diferencial con la competencia.

PLAN DE VENTAS

En general estas empresas no suelen hacer publicidad para darse a conocer, no obstante se anuncian en guías informativas y otros medios locales, como cuñas de radio.

También hay que subrayar la efectividad de la difusión por parte de los propios clientes. Las pequeñas empresas se ven favorecidas en el contacto con clientes al trabajar en colaboración con otros gremios.

La atención a la clientela es una de las bases del mundo de los servicios. Existen oportunidades de asistir a cursos sobre la materia organizados por las distintas asociaciones empresariales.

Aquí hay que tener muy presente que hay aspectos no relacionados directamente con la realización del trabajo que influyen de manera determinante sobre la satisfacción del cliente, tales como la puntualidad, el cumplimiento de plazos, el cuidado con los objetos del entorno, la limpieza de la obra, la corrección en el trato y la comunicación sobre las distintas incidencias que surgen y las posibles soluciones.

Hacer frente a quejas y reclamaciones es otro de los aspectos fundamentales. Para esto se deben establecer mecanismos de recogida de éstas y prepararse para atenderlas y convertir esta segunda oportunidad que nos ofrece un cliente en elemento de reforzar nuestro vínculo con él.







Comentar el Artículo

  Facebook     Twitter     Google+     Sindicación RSS