Montar una Tienda Delicatessen o Gourmet

, por  EIE 45359

Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito una tienda delicatessen o gourmet

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es crear una Tienda dedicada a la venta de productos gastronómicos selectos, caracterizados por su alta calidad

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto no exige grandes requisitos de formación, pero sí sería recomendable tener algo de experiencia en el sector de la restauración.

Habitualmente el perfil más habitual en este tipo de negocio, para todos los empleados, suele ser una persona educada, orientada al servicio al cliente y con algo de experiencia y/o formación.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Los artículos que se comercializan en este negocio son muy variados; algunos de ellos son los siguientes:

- Fiambres, patés, quesos, ibéricos, caviar iraní,…
- Productos del mar: bonito del norte, pulpo gallego, huevas de atún, mariscos de ría, bacalao fresco y congelado, algas y erizo, anchoas, ahumados, cangrejo,…
- Carnes, aves y caza, caracoles,…
- Trufas, hongos y setas.
- Vegetales y legumbres.
- Vinos.
- Aceites y vinagres, especias y mostazas, infusiones aromáticas,…
- Pastas y masas.
- Chocolate, bombones y dulces, miel, helados, azúcares, gelatinas,…
- Frutos secos, frutas, frutas en almíbar, confituras, purés de frutas,…
- Cosmética natural.
- Utillaje.
- Etc.

Es aconsejable asistir a ferias para conocer las últimas novedades en el sector gastronómico y buscar productos. Algunas de las más importantes que se celebran en España son: Salón Internacional de la Alimentación de Barcelona, Salón Internacional del Club de Gourmets, Semana de la Alimentación de Madrid,…

Hay que tener en cuenta que es un sector estacionario, en el sentido de que la mayor parte de las ventas de estas tiendas se realizan en el último trimestre del año.

EL MERCADO

Aunque en estas tiendas se venden productos de alto precio, los consumidores están aumentando sus compras de este tipo de productos. Esto se debe a que los consumidores son cada vez más exigentes y están dispuestos a pagar más por productos diferentes. También ha influido en esto la nueva cultura culinaria donde se utilizan cada vez más productos selectos.

A la hora de decidirse por un negocio de este tipo se puede escoger entre dos opciones: establecerse por propia cuenta o recurrir a una franquicia.

La opción de la franquicia puede ser muy adecuada para las personas que consideren complicado introducirse en el mercado de este tipo de productos y no se atrevan a lanzarse a la aventura por su cuenta, con lo que tienen la posibilidad de contar con el respaldo de una firma ya consolidada en el sector.

En cualquier caso, hay que tener presente que la opción de la franquicia supondrá una mayor inversión que iniciar la actividad de modo independiente.

LA CLIENTELA

Los compradores de productos delicatessen suelen ser, según se observa en el mercado, mayoritariamente hombres de entre 30 y 50 años con nivel adquisitivo elevado, gusto por la buena comida/bebida, exigentes,…

Por otra parte, en el negocio se pueden encontrar productos naturales y ecológicos. El perfil del consumidor medio de este tipo de productos es una persona conocedora de ellos, siendo el perfil más común es mujer, entre 25 y 45 años, con nivel adquisitivo medio-alto y una elevada preocupación por la salud.

Por tanto, nuestros clientes van a ser tanto hombres como mujeres que desean comer bien. Además cada vez acude gente más joven a estos establecimientos.

También acuden a estas tiendas personas que invitan a familiares o amigos a comer a casa, que pretenden quedar bien con alimentos de calidad.

Algunos rasgos característicos de los clientes de este tipo de negocio son:

Suelen ser un público exclusivo, con una arraigada costumbre de comer y beber productos selectos.

Son exigentes y buscan la calidad de los productos por encima del precio.
Son personas que, normalmente, disponen de poco tiempo y que, por ello, demandan un servicio personalizado y preferente.

Por último, turistas y negocios de restauración también son un cliente muy frecuente de este tipo de establecimiento.

LA COMPETENCIA

Para el análisis de la competencia hay que distinguir dos tipos principales de competidores:

- Tiendas delicatessen de similares características a las del negocio que se describe en este proyecto. Ofrecen como nosotros productos originales, de elaboración artesanal y gran calidad, y que por dichas características, son difíciles de encontrar en otras tiendas. Estos comercios van a ser la competencia directa del negocio, por tanto, habrá que estudiar la zona escogida para la ubicación, ya que es básico saber qué hace la competencia que ya está establecida en una zona cercana a la nuestra y apostar por la diferenciación.

- Grandes almacenes y grandes superficies (El Corte Inglés, Carrefour, etc.) que, dentro de su servicio de supermercado, cuentan con una zona destinada a artículos para gourmet donde se pueden encontrar productos de gran calidad.

Además de lo anterior, serán competidores el resto de establecimientos de alimentación ya que ofrecen productos sustitutivos a los de nuestro negocio:

- Supermercados. Ofrecen una amplia gama de productos pero suelen ser básicos.

- Tiendas tradicionales de barrio. Ofrecen un número elevado de artículos pero con poca variedad de cada uno de ellos.

- Tiendas discount. Su oferta se centra en productos de alimentación con precios muy reducidos.

PLAN DE VENTAS

La captación de clientes es muy importante en un inicio para darse a conocer. Algunas variables que deben tenerse en cuenta para elaborar el plan de comunicación para el negocio son las que se exponen a continuación:

Entrada y escaparate: Es importante este factor, ya que cuantos más clientes entren en el local más posibilidades de venta. Se debe crear la sensación a los clientes de que el paso al establecimiento es fácil; esto se puede conseguir con grandes cristaleras en el escaparate que invite a entrar dentro. El escaparate debe mostrar la personalidad de la tienda, dejar ver la calidad de los productos, y así atraer a los clientes.

El local debe reflejar una imagen que sea la esperada por el público objetivo, cuidando la decoración, la vestimenta de los empleados, la iluminación o la música (si la hay), los colores y olores.

El personal debe transmitir profesionalidad y estar lo suficientemente capacitado para asesorar y orientar al cliente en sus compras.

Publicidad: puede hacerse a través de buzoneo por la zona donde se ubique el negocio, anuncios en guías y radios locales, folletos en el local sobre ofertas, sobre nuevos productos en llegar o los más atractivos, anuncios en Internet en páginas del sector, en revistas especializadas, etc.

También resulta muy interesante diseñar una página web del negocio donde se incluya el catálogo de productos y permita realizar consultas on-line.

La atención amable al cliente y las buenas prestaciones del producto hacen que con el “boca a boca” vuelvan a comprar los clientes e inviten a ello a conocidos.