Montar una Tienda de Comercio Justo


Martes 4 de octubre de 2011
por  EIE
popularidad : 2%  Visitas  2790



Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito una tienda de comercio justo

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

La actividad que se desarrolla en este tipo de negocio es la venta de una amplia variedad de artículos que van desde alimentos hasta complementos y artículos de decoración para el hogar; importados de países del tercer mundo mediante una forma de comercio nueva, más libre y justa.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto no presenta grandes dificultades para llevarlo a cabo puesto que no requiere experiencia previa ni formación.

El perfil idóneo se corresponde con personas que tengan ganas de emprender y estén dispuestas a adquirir conocimientos sobre los artículos y el funcionamiento del negocio.

Es importante que la persona posea unos principios sociales y morales sólidos, identificándose con la filosofía de este tipo de comercio y todas sus implicaciones (sin ánimo de lucro).

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Los artículos que se comercializan en este negocio se pueden agrupar en diversas líneas que pueden ser clasificadas en función de la utilidad que tengan.

De esta forma, se ofrece la siguiente clasificación orientativa de los artículos que se pueden ofrecer en este tipo de negocios:

- Alimentación y bebidas: café, té, azúcar, chocolate, galletas, caramelos, frutos secos.
- Libros y material educativo.
- Material de escritorio: cuadernos, lápices, cajas, marcos de fotos, agendas, estuches.
- Complementos y bisutería: pendientes, pulseras, monederos, llaveros, cinturones.
- Artículos textiles: camisetas, pañuelos, foulards, chales.
- Hogar y decoración: jabones y cerámica.
- Juegos e infantil: marionetas, muñecos de trapo.

Los productos serán comprados a las importadoras y procederán de los países más pobres de África, Asia y Latino América. En España, esta actividad la realizan principalmente: Alternativa 3, Equimercado, Ideas, Intermón, Mercadeco y Solidaridad Internacional. Tan sólo en casos muy concretos, son las ONG’s, que están detrás de las tiendas, las que compran directamente a los productores.

Al verse condicionada por la estacionalidad en sus ventas, una Tienda de Comercio Justo está autorizada a incorporar otro tipo de productos que cubran la merma de ingresos en épocas de poca venta, como por ejemplo los productos de economía solidaria.

Con respecto a la gestión comercial interna, una tienda de comercio justo no se diferencia de una tienda normal; sí existen diferencias en cuanto a la gestión externa. No podemos conformarnos sólo con el público concienciado sino que debemos realizar actividades que tengan como punto de encuentro la tienda, actuando dentro de nuestra área de influencia; de tal forma que, todas las actividades de las distintas organizaciones se potencien mutuamente.

Por otro lado, se debe mantener una fluida relación con las instituciones públicas, logrando la implicación y el apoyo de estas, tanto en lo que refiere a sensibilización y difusión como a la concesión de subvenciones que viabilicen el proyecto. La asistencia a ferias y exposiciones también posibilita labores de difusión, permitiendo la expansión de las ventas. Para ayudarnos en estas tareas debemos contar con un grupo de colaboradores y voluntarios (familiares) que pueden ser los encargados de acudir a dichas ferias.

El nivel de información que se brinda a los consumidores es otro elemento diferencial de las tiendas de comercio justo importante. Debemos dar a conocer la situación sociopolítica de los países o productores, de la estructura de las cooperativas con las cuales trabajamos, del destino de los beneficios de la actividad, del porcentaje del precio de venta final del producto que va a manos de los productores directos, etc.

Las tiendas solidarias se ven influidas por la misma estacionalidad en el consumo que el comercio tradicional. Por ello, respecto al momento de apertura de la tienda lo más recomendable es que se haga entre septiembre y noviembre. Así, se encontrará a pleno rendimiento en la campaña de Navidad, época en la que el comercio justo ingresa el 30-35% de su facturación anual.

EL MERCADO

El Comercio Justo goza en la actualidad de una tendencia creciente en sus ventas. La tasa media de crecimiento actual de las ventas nacionales de este tipo de comercio se sitúa en torno al 16,90 %.

El mercado es un instrumento económico, no neutral, capaz de ser un instrumento para el reparto de la riqueza así como de crearla o destruirla. Todo depende de la voluntad humana o de aquellos que controlan los mercados, y por tanto, el mundo.

Si seguimos la regla de Pareto, el 80% de la riqueza mundial se encuentra en manos del 20% de la población mundial, siendo los productores-trabajadores del tercer mundo los que más aportan y los más explotados. Son las multinacionales las que marcan el comportamiento del mercado global puesto que detentan el 70% de dicho mercado.

El comercio justo surge como modelo de mercado alternativo para dar solución al reparto injusto de riqueza. Comienza así, una nueva relación, libre, directa y honesta entre tres sujetos: los productores en vías de empobrecimiento, los consumidores solidarios y los intermediarios sin ánimo de lucro.

El consumidor está empezando a recompensar a aquellas empresas que respetan el medioambiente, tienen objetivos sociales y quieren mejorar las condiciones de los trabajadores en el tercer mundo.

Este tipo de empresas ya está en marcha, predominando en los países industrializados las empresas de comercio justo, y en los países pobres las cooperativas y comunidades de pequeños productores que integran un nuevo espacio económico llamado la Economía Popular Asociativa y Autogestionaria (este movimiento existe con sus particularidades, más o menos avanzado en todos los países pobres).

En 1996, nace la Coordinadora Estatal de Comercio Justo en nuestro país, estando integradas en ella tanto las empresas importadoras como las tiendas, contando con 26 organizaciones miembros.

Para diferenciar a las tiendas de comercio justo de las que no lo son hay que buscar el distintivo “Justo Aquí” que otorga la coordinadora.

En las tiendas de comercio justo se pueden encontrar artículos de calidad y muy variados: alimentación, textil, artesanía, papelería, etc.; comprados directamente a los productores y pagados justamente. En la actualidad, son más de 30 empresas las dedicadas a este comercio solidario, con unas 70 tiendas repartidas por toda la geografía española, si bien el censo es muy antiguo. Dos tercios de las compras de comercio justo en España son de alimentos, y entre un cuarto y un tercio, productos artesanales.

LA CLIENTELA

Nuestro negocio irá dirigido a todo el público en general, haciendo mayor hincapié en el segmento de adultos, dado que cuanto más jóvenes o más viejos sean los consumidores menor poder adquisitivo y menor cantidad de información poseerán.

El grado de fidelización en este comercio es muy alto. El consumidor responsable es aquel que demanda y valora la calidad social y ética de los productos. En la actualidad, da la impresión de que este tipo de consumidor está en auge, dado que cada día son más las personas que quieren saber la procedencia social y medioambiental de los productos.

LA COMPETENCIA

En el análisis de la competencia distinguimos dos tipos de competidores principales:

- Otras tiendas de comercio justo situadas en la ciudad: Estos comercios van a ser la competencia directa del negocio. Por tanto, habrá que estudiar la zona escogida para la ubicación ya que es básico saber qué hace la competencia que ya está establecida en esa zona y apostar por la diferenciación, en la medida de lo posible dada la naturaleza del negocio (pocas posibilidades reales de diferenciación).

- Resto de comercios: Serán competencia directa también todos los comercios que ofrezcan los mismos productos que la tienda de comercio justo pero a un precio inferior de entre un 15%-20%.

PLAN DE VENTAS

Para darse a conocer, y atraer a los clientes, es importante tener en cuenta diversas variables:

Es fundamental la imagen del local. Debe de llamar la atención para que, el potencial cliente se pare ante el escaparate atraído por lo que en él se expone.

La colocación de los artículos en estanterías, expositores, techo y suelo, a lo largo y ancho de la superficie del local. Estos hay que colocarlos de forma que no impida el recorrido del cliente o sufran peligro de ser rotos involuntariamente. Deberán ser renovados cada cierto tiempo para que el cliente aprecie la variedad.

El papel del personal es un elemento imprescindible ya que en su relación con el cliente debe transmitir profesionalidad, conocimiento y capacidad de asesoramiento.

Realizar promociones en determinadas temporadas, en productos que tengan gran rotación, etc.

Publicidad: buzoneo, principalmente en la zona en la que se ubica la tienda; inserciones en guías locales, etc.

Contar con una página web propia o anunciarse en alguna página del sector en Internet, es una buena forma de llegar hasta más clientes.

El “boca a boca” será, sin duda alguna, la publicidad más efectiva. Un cliente satisfecho repetirá compra en el local y traerá clientes al negocio.







Comentar el Artículo

Logo de javier G Garzon
Martes 17 de octubre de 2017 à 14h06 - por  javier G Garzon

Francamente interesante y muy esclarecedor. Sobre todo para una primera idea sobre el asunto. Gracias

  Facebook     Twitter     Google+     Sindicación RSS