Montar una Tienda de Ropa con Taras

, por  EIE 9164

Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito una tienda de ropa con taras

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es montar un negocio para la comercialización de productos con taras o pequeños desperfectos. Así, estos establecimientos son los lugares elegidos por aquellas personas en busca de oportunidades de prendas de marca o de temporada a menor costo.

En el mercado hay una gran diversidad de este tipo de negocios y cada uno se dirige a un perfil propio de cliente, aunque en líneas generales se conforma de un público que busca prendas a un precio asequible. Normalmente este tipo de tiendas suele centrarse en el mundo de la moda si bien existen también establecimientos que venden otro tipo de productos, como electrodomésticos, productos electrónicos, o de informática, también a precios reducidos. Estos artículos generalmente tienen una pequeña tara, como puede ser una abolladura, por lo que no pueden ser vendidos en la tienda original y se ofrecen al público con un atractivo descuento.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto no presenta grandes dificultades para llevarlo a cabo puesto que no requiere experiencia previa ni formación.

Resultará idóneo para personas que tengan ganas de emprender y estén dispuestas a adquirir conocimientos sobre los artículos y el funcionamiento del negocio.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Básicamente, podemos distinguir entre dos tipos de prendas dentro de la oferta de nuestro negocio:

1.Prendas con taras:

Son artículos que tienen ciertos desperfectos pero que no hacen invendible la prenda.

2.Prendas outlet:

Son prendas que se venden fuera de temporada, es decir, prendas que temporadas pasadas se comercializaron en las tiendas de ropa comunes y que por comercializarse ahora poseen un precio de venta menor.

La mayoría de las grandes cadenas de ropa posee su tienda outlet en las afueras de las ciudades. En ellas dichas cadenas venden la ropa que se vendió en la temporada anterior.

Por otra parte, los artículos se pueden agrupar en las siguientes gamas:

  • Prendas de vestir: trajes, vestidos, pantalones, blusas, etc.
  • Complementos: cinturones, pañuelos, bisutería, etc.

Como se ha indicado anteriormente, la tienda puede tener varias líneas de productos:

  • Línea infantil: Esta línea de productos puede abarcar ropa de bebé y productos de canastilla para el recién nacido y ropa infantil.
  • Línea juvenil: Esta línea de productos podría tener dos vertientes:
  • Línea vaquera: pantalones, faldas, cazadoras y otras prendas confeccionadas en tejido vaquero.
  • Línea sport y casual: ropa juvenil cómoda y desenfadada (sudaderas, camisetas, blusas, camisas, cazadoras, pantalones, etc.).
  • Línea para mujer: ocupará la mayor parte de la oferta de la tienda puesto que este negocio va dirigido fundamentalmente a mujeres.
  • Línea para hombre: se le reservará una de artículos de vestir básicos como pantalones, camisetas, camisas.

Estas líneas son ampliables en un futuro en función de la evolución de las ventas.

Además, como se comentó anteriormente, es importante estudiar tanto la competencia como la demanda de la zona donde se va a ubicar el negocio para poder saber qué línea estratégica sería más recomendable. Así, si se ubica en un barrio joven, podría funcionar una tienda de ropa infantil, etc. En este caso vamos a tratar el negocio como tienda de ropa en general, sin especificar la línea a seguir, que dependerá de cada caso.

Las actividades del negocio comienzan con la compra de la mercancía. Esta compra debe estar perfectamente planificada para conseguir que el stock sea lo más ajustado posible de manera que se garantice un buen surtido de artículos pero evitando almacenamientos innecesarios, sobre todo en artículos de moda pasajera.

EL MERCADO

Según la evolución de la cesta de la compra, el gasto en textil se sitúa en cuarto lugar de importancia en la renta familiar al tercero.

El 37,5% de la facturación textil procedió de la venta de prendas de mujer; el 32,3% de la ropa de hombre; el 20,9% del textil para el hogar, y el 9,3% de la ropa de niño.

En este sector hay que tener muy presente la existencia de un importante componente estacional: las rebajas. Así, el 18% de las ventas del sector textil se concentran en las ocho primeras semanas del año.

Este sector se ve afectado por la evolución de los ciclos económicos, de manera que en épocas de recesión los niveles de consumo descienden y en épocas de expansión las ventas se incrementan.

En conclusión, esto hace que la demanda del tipo de negocio que se estudia en este proyecto sea bastante considerable.

LA CLIENTELA

Los artículos que se comercializan en un establecimiento de este tipo suelen estar destinados a cubrir las necesidades de vestir del público en general. Habrá que considerar especialmente a qué segmentos de la población se quiere enfocar: Confección de señora, caballero, juvenil o infantil.

Nuestro plan de negocio irá dirigido principalmente a un público femenino, ya que la mujer es el cliente más habitual de una tienda de ropa. El grupo de edad puede estar comprendido entre los 20 y 50 años, con un poder adquisitivo medio.

LA COMPETENCIA

Para el análisis de la competencia hay que distinguir varios tipos principales de competidores:

  • Tiendas de ropa con tara y outles ubicadas en la zona de influencia del establecimiento. Estos comercios van a ser la competencia directa del negocio. Por tanto, habrá que estudiar la zona escogida para su ubicación y apostar por la diferenciación.
  • Comercios independientes y tiendas tradicionales de ropa. Se trata de establecimientos que compran las prendas de ropa directamente a los fabricantes y realizan una venta multimarca. Algunas de nuestras ventajas con respecto a ellos es que sus productos suelen ser poco diferenciados, tienen poca variedad y precios poco competitivos.
  • Venta ambulante. Aunque representa una cuota de mercado pequeña también hay que considerarla como competencia.

PLAN DE VENTAS

Pueden usarse diversos medios: prensa, radio, páginas amarillas... aunque lo habitual al iniciar la actividad es realizar mailing o buzoneo y crear para ello un folleto con los artículos más atractivos.

Sin embargo, la mejor publicidad para este tipo de negocios es el boca a boca que trasmiten las personas que se encuentran satisfechas por las compras realizadas. Por este motivo, proporcionar un servicio de calidad informando y asesorado al cliente es la mejor estrategia de comunicación que puede desarrollarse.

La comunicación, por lo tanto, se realiza en el propio establecimiento. Por ello, el vendedor debe estar perfectamente preparado para asesorar del mejor modo al cliente.

Otro elemento clave a la hora de atraer a los clientes es el escaparate. Por ello es necesario el dominio de técnicas de escaparatismo (color, forma, luces, composición, etc.)