Montar un Centro de Día para Mayores

, por  EIE 111121

Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito un centro de día para mayores

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es crear un un Centro de Día para personas mayores. Se trata de un establecimiento de acogida diurna (no residencial), con una estructura funcional compensatoria del hogar y una alternativa al internamiento, con una función socio-asistencial destinada a la atención de personas mayores con autonomía reducida, para satisfacer sus necesidades y dar apoyo psicosocial a los familiares.

Este documento debe servir como guía para saber cómo elaborar el plan de negocio.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Los clientes a los que va dirigido este proyecto requieren un trato especial: serio, formal, amable, cariñoso. Un factor importante es que al emprendedor, le guste el trato y cuidado de las personas mayores y discapacitadas y se involucre de pleno en el negocio. Este proyecto está indicado para personas que posean conocimientos en cuidados de enfermos, con alguna titulación académica, en enfermería, ATS, o similar.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Se va a establecer una diferenciación entre los servicios básicos que va a comprender el centro y los servicios opcionales, estableciendo de este modo una tarifa básica de precios y una tarifa complementaria.

SERVICIOS BÁSICOS

Este tipo de servicios esta incluido en la tarifa básica. Si la familia o el usuario los rechazan ello no supone una rebaja de la tarifa.

Atención a la salud :

- Realización de las curas básicas que no sean tributarias de un centro de atención primaria (CAP) de salud.

- Realización de una primera valoración al ingreso y de valoraciones periódicas , al menos una vez al mes, de cada usuario a fin de detectar problemas o carencias y establecer un plan de actuación adecuado.

- El control de la higiene donde se contempla una ducha semanal de cada usuario como mínimo, en caso de necesidad se aumentará la frecuencia de las duchas, como es el caso de incontinencias de esfínteres intestinales especialmente si existen deposiciones diarreicas abundantes o vómitos o cualquier supuesto que haga necesaria una higiene más estricta.

- Administración de medicación y control de su toma .

- Cambio de absorbentes para incontinencias . Los absorbentes (pañales) los aporta cada usuario o su familia ya que están costeados por la seguridad social. Se controlan los cambios por horarios concretos (dos cambios por jornada sin contar los efectuados en su domicilio) o bien por demanda.

- Control de signos o síntomas . Durante las duchas se aprovecha para efectuar una inspección visual de la integridad de la piel de cada usuario a fin de detectar posibles ulceraciones por decúbito o vasculares, estados de deshidratación, lesiones de rascado, herpes e infecciones varias y en general de cualquier cambio observado.Así mismo se controlan los síntomas que pueda mostrar el usuario en cualquier momento del día como anorexia, tristeza, fiebre, diarreas, vómitos, tos etc. aconsejando a la familia la derivación del paciente al área básica de salud o al servicio sanitario conveniente.

- Consulta médica semanal . Cada semana un médico geriatra controla a todos los usuarios del centro.

Readaptación a las actividades de la vida diaria:

En todo momento se pretende conseguir del usuario la máxima independencia para las actividades de la vida diaria. Desde la higiene diaria a la capacidad para la marcha pasando por comer solos, vestirse o acudir o demandar la necesidad del WC.

Soporte familiar:

Se orientará a la familia sobre la actuación a seguir a fin de que las actividades, tratamientos o procedimientos que se proporcionan en el centro tengan una continuidad en el domicilio, especialmente para la readaptación a las actividades de la vida diaria o la reeducación de esfínteres. También se orientará sobre las adaptaciones arquitectónicas del domicilio a las incapacidades del usuario y la eliminación de barreras arquitectónicas.

Manutención:

A cada usuario se le confeccionará una dieta acorde a sus situaciones específicas teniéndose en cuenta posibles enfermedades metabólicas como la diabetes, déficits en la dentadura o en el aparato digestivo, síntomas especiales como las diarreas o estreñimiento y los gustos de cada usuario.

Dinamización socio-cultural:

Se promoverán las salidas colectivas a lugares de interés común y la realización de actividades al aire libre, especialmente en los meses del año en los que la climatología lo permita. También se promoverán celebraciones concretas del calendario como Navidad, feria .etc. y cumpleaños o aniversarios. La actividad del animador/a contratado por la empresa completa este apartado.

SERVICIOS OPCIONALES

Son aquellos servicios que tienen un coste extraordinario no incluido en la tarifa básica del centro de día. Pueden ser prescritos por la dirección asistencial del centro y son de uso voluntario del usuario.

Fisioterapia: Este servicio es impartido por un/a fisioterapeuta a petición de la familia, usuario, médico del centro o médico de cabecera.

Podólogo: Se tratan las afecciones y deformidades de los pies.

Peluquería: Atención de la imagen personal mediante el corte y arreglo del cabello y/o barba.

Transporte: Este es un punto clave. Hay diversas posibilidades, que la familia traslade al usuario del domicilio al centro y viceversa, que el usuario utilice algún vecino o amigo a cambio de un pago, la contratación de un taxi adaptado con el inconveniente del su coste y de que el chofer del taxi no puede trasladar al usuario de su domicilio al vehículo o viceversa. Puede utilizarse un vehículo adaptado de una compañía privada. Se puede observar la posibilidad de que el centro tenga un vehículo propio adaptado y establezca un horario de recogida de ancianos.

EL MERCADO

El sector de los servicios sociales se ha visto incrementado debido a los cambios socioeconómicos y demográficos acontecidos que han provocado la aparición de nuevas necesidades que hasta ahora habían sido cubiertas por el ámbito familiar.

La reciente evolución demográfica que se ha calificado como una segunda transición, tiene tres elementos especialmente destacables: la disminución de la fecundidad, el incremento de la esperanza de vida y el envejecimiento de la población.

El incremento de la esperanza de vida, tanto en hombres como en mujeres, la cronificación de determinadas enfermedades y otros factores han provocado que en la actualidad, existan un mayor número de hogares formados por personas mayores que viven solas y muchas de ellas con algún grado de dependencia.

Por último, el envejecimiento acelerado de la población constituye el factor sociodemográfico más importante de las últimas décadas en los países desarrollados. Las proyecciones de la población de los grupos de mayor edad muestran un crecimiento sostenido de los mismos durante los próximos cincuenta años.

LA CLIENTELA

El público objetivo que puede ser potencial usuario de nuestro establecimiento es una persona mayor de 60 años que, a pesar de desear permanecer en su domicilio habitual rodeado de su ambiente social y familiar, se ve afectada por un problema de deterioro físico, cognitivo o por algún problema social que disminuye su capacidad de autonomía para realizar actividades en la forma considerada normal para su edad y que se ve necesitada de ayuda especializada para satisfacer sus necesidades y conseguir su desarrollo personal. Así mismo, también puede ser cliente la persona menor de 60 años que sea cónyuge o pareja de hecho del usuario.

Es conveniente que los clientes del establecimiento sean preferentemente de la zona en la que se ubique el centro de día o lo más cerca posible, lo que además de mantener al usuario cerca de su ambiente social habitual, facilita en gran medida el problema del transporte.

Excepcionalmente, también podrán ser clientes del centro de día aquellos que, sin cumplir el requisito de la edad, sean pensionistas o reúnan determinadas circunstancias personales que deberán ser recogidas en el Reglamento de Régimen Interior del centro.

LA COMPETENCIA

Actualmente, la competencia es débil puesto que la demanda de este tipo de centros supera la oferta.

Respecto a los tipos de competidores, la competencia para un centro de día está compuesta por los siguientes agentes:

- Otros centros de día de carácter privado. Constituirán una competencia directa aquellos centros que se localicen en la misma zona de influencia que el nuestro.

- Centros de día de carácter público. Son un fuerte competidor en el sentido en que los precios son más bajos (aunque cambian de una comunidad a otra, suelen consistir en un porcentaje de la renta anual del usuario), y ofrecen mejores condiciones. Sin embargo, presentan el inconveniente de la dificultad de conseguir plazas.

- Centros de día concertados. Suelen ofrecer una parte de sus plazas concertadas, para las cuales las condiciones son las mismas que si fueran públicas.

- Residencias de ancianos públicas y privadas. Algunas de ellas cuentan con plazas de atención diurna. El hecho de que actualmente en España la oferta de plazas de residencias de ancianos no absorba a la demanda deriva en un incremento de la demanda de plazas de centros de día.

- Hogares y clubes para personas mayores: Son lugares de encuentro para mayores donde, además de realizar diversas actividades, se ofrecen como un lugar para relacionarse socialmente.

- Sistemas alternativos de alojamiento. Destacan, dentro de este sistema, los siguientes servicios:

- Apartamentos residenciales: Ofrecen muy pocas plazas (una o dos y, excepcionalmente, tres). Son independientes y están agrupados para ofrecer un servicio común.

- Viviendas tuteladas: Se trata de albergues para un máximo de doce personas de edad que tengan un grado suficiente de validez.

- Acogimiento familiar: Presenta la ventaja de ofrecer al usuario un ambiente más familiar.

- Centros sociales: Estos centros están dirigidos a toda la población, si bien son las personas mayores el colectivo que acude con mayor frecuencia a este tipo de centros.

- Cuidadores a domicilio: Debido al crecimiento de este grupo de personas mayores sin autonomía se ha dado un aumento de la demanda de cuidadores que se dedican a atender a estas personas en su propio domicilio. Los mayores se sienten más cómodos pues están en su hogar y evitan las listas de espera de los anteriores centros. Sin embargo, las personas que suelen responder a esta demanda no tienen la cualificación necesaria.

- Servicio público de ayuda a domicilio y teleasistencia: Estos servicios son ofrecidos por los servicios sociales públicos. La teleasistencia consiste en llamadores que llevan los usuarios a través del cual se ponen en contacto telefónico con un centro de atención 24 horas.

PLAN DE VENTAS

Antes del comienzo de nuestra actividad se debe de poner en marcha una campaña de promoción, intentando captar el mayor número de clientes que aseguren el buen inicio de nuestra actividad. Teniendo en cuenta el sector poblacional al que nos dirigimos debemos centrar nuestra publicidad en prensa, prensa de difusión gratuita, centros de ocio de ancianos, anuncios en las páginas amarillas e, incluso, crear una página web en la que los interesados puedan consultar precios.