Montar un Supermercado o Tienda de Autoservicio

, por  EIE 199505

Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito un supermercado o tienda de autoservicio

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es crear una tienda de autoservicio dedicada a la distribución de productos de alimentación de gran consumo.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

La persona que desee poner en marcha un negocio de estas características no tiene, en principio, que poseer una formación específica, ni grandes conocimientos aunque es adecuado que posea alguna experiencia en el sector.

Es imprescindible que este preparada para dar a los clientes una atención adecuada y que tenga dotes comerciales.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

La principal línea de productos de los supermercados es el producto fresco (genera más de un tercio de los ingresos de un supermercado), si bien cobran cada vez más fuerza otras secciones como de droguería-perfumería.

En general, los productos que se venden en el negocio serán de dos tipos:

Productos de venta en secciones:

- Productos de carnicería y charcutería.
- Productos de pescadería.
- Productos de frutería.

Productos de sala:

- Lácteos, derivados lácteos y congelados.
- Alimentación seca: productos envasados, bebidas, conservas, panadería...
- Otros productos complementarios: droguería, limpieza, etc.

EL MERCADO

Los comercios de alimentación pueden clasificarse en cinco tipos diferentes en función de la estrategia comercial seguida, estos son:

1. Comercio tradicional

Son establecimientos pequeños e independientes (no pertenecen a ningún grupo o cadena) que ofrecen el mayor número posible de artículos pero con poca variedad de cada uno de ellos.

Actualmente, las nuevas formas de distribución están haciendo que el número de este tipo de establecimiento se reduzca debido al auge de otras fórmulas como los supermercados e hipermercado.

2. Tiendas de conveniencia

Son establecimientos que mantienen horarios extensos. Disponen de mayor variedad de artículos que el comercio tradicional y suelen tener márgenes más elevados ya que los clientes de estos establecimientos suelen ser menos sensibles al precio.

3. Tiendas de libre servicio y supermercados convencionales

Son establecimientos comerciales en régimen de libre servicio con varias secciones de productos y una amplia gama. Al contrario que en el caso anterior, los márgenes son más pequeños pero se compensan con una alta rotación.

Su superficie se sitúa entre los 100 y 2.500 m 2. En función de su tamaño se distinguen dos tipos:

Tiendas de autoservicio o libre servicio: de 100 a 400 m 2.
Supermercados: a partir de 400 m 2.

4. Hipermercados

Son establecimientos de características similares a los anteriores pero con una superficie que se sitúa por encima de los 2.500 m2.

Suelen ofrecer un mayor número de productos, especialmente productos de no alimentación (ropa, calzado, bricolaje, etc.) que aumentan el margen.

5. Tiendas discount

Son establecimientos de libre servicio con una superficie entre 150 y 500 m 2. Su oferta se centra en productos de alimentación con unos precios muy reducidos y con muchas marcas blancas.

Respecto a la evolución del sector, según datos del anuario ACNielsen las ventas del mercado de alimentación envasada ascendieron a 38.019 millones en 2004, lo que supone una subida de 7,9% respecto al año anterior. El origen de este aumento se encuentra en el incremento del 4,6% del volumen de ventas y de un 3,2% en los precios.

Por tipos de establecimiento se observa un aumento del número de supermercados (de 1.000 a 2.500 m2) del 10% en 2004, situándose su cifra en 1.913 establecimientos. Los supermercados menores de 100 m2 crecieron un 3%. El número de hipermercados se sitúa en 365 centros (un 2% más respecto al año anterior).

Actualmente los supermercados realizan más de la mitad de la distribución comercial del sector, alcanzando el 65,4% del total de las ventas de alimentación envasada.

Según el Anuario Nielsen, los mayores porcentajes de ventas en supermercados corresponden a los derivados lácteos, con el 73% del total y los congelados, que alcanzan una cuota del 70%. Los hipermercados destacan en el porcentaje de ventas de bebidas (el 271% del total), mientras las tiendas tradicionales mantienen la mayor cuota en la charcutería, con el 15,8% de las ventas totales.

LA CLIENTELA

Los clientes del supermercado van a ser de dos tipos:

- Clientes que acuden al establecimiento para adquirir los productos. Estos clientes acuden principalmente por motivos de cercanía y precio para la compra de los productos de consumo más frecuente, por lo que suelen ser familias residentes en las zonas de inmediación del local o personas que transiten por esta zona.

Además de estos clientes, se debe intentar atraer a clientes que residan a una distancia superior para lo cual es necesario ofrecer una oferta diversificada, de calidad y a precios competitivos de manera que recompense a estos clientes el tener que realizar un mayor desplazamiento.

- Comercios como cafeterías, restaurantes y otros comercios de hostelería. Es habitual que a estos establecimientos haya que hacerles llegar los productos mediante reparto. Aquí se hace muy importante ser puntual y riguroso en el reparto, tanto en tiempos de entrega como en las condiciones en las que se entrega el producto.

Por regla general, se atenderán a comercios de la localidad en la que se instale el negocio y en localidades cercanas, pudiendo ser conveniente ampliar el reparto a otras localidades más lejanas cuando el negocio se vaya consolidando y se pueda ampliar la red comercial.

LA COMPETENCIA

Los competidores de este negocio son todas aquellas empresas que se dedican a la venta productos de alimentación: supermercados, tiendas tradicionales, tiendas de conveniencia, hipermercados y grandes superficies.

Generalmente las personas establecen sus zonas de compra en función del tiempo que emplean en llegar a los distintos establecimientos. Para los productos de consumo diario, la tendencia es comprarlos más cerca posible de la vivienda o del lugar de trabajo. Así los verdaderos competidores serán aquellos que, con productos similares a los de nuestro negocio (como otros supermercados, comercios tradicionales...) estén ubicados dentro de la misma zona de influencia. Por tanto, habrá que estudiar la zona escogida para la ubicación del negocio ya que es básico saber qué hace la competencia que ya está establecida en esa zona y apostar por una diferenciación de ellas.

También habrá que estudiar otros negocios como tiendas de conveniencia, hipermercados y grandes superficies ubicadas en la misma localidad.

PLAN DE VENTAS

Aunque se pueden llevar a cabo anuncios en radio o prensa local, lo más habitual para este tipo de negocios es llevar a cabo el mailing o buzoneo, dejando propagandas o folletos por las viviendas cercanas al establecimiento, en los que se describen buenas ofertas de lanzamiento de productos destacados. Se trata de llamar la atención del cliente en un primer momento a través del precio.

A pesar de todo, la publicidad más efectiva para este tipo de negocios es el «boca a boca». Ello supone que si un cliente ha quedado satisfecho con la compra realizada, volverá y, además, dará a conocer la tienda a sus allegados que posiblemente también se pasen por el establecimiento. Por ello, es importante que los clientes queden satisfechos desde el principio, para darse a conocer de una forma positiva, y para conseguir la fidelidad de los mismos a través de tres aspectos: Conocimiento de la clientela, saber atenderla y saber qué hacer frente a las quejas y reclamaciones.

Además, en este tipo de negocio unos de los elementos de comunicación más importante, es la imagen de la propia tienda: que el cliente vea el establecimiento perfectamente preparado de productos, con una buena iluminación y las mejores condiciones de higiene, van a ser fundamentales. Esto conseguirá llamar la atención de los clientes.