Montar una Empresa de Jardineria, Mantenimiento y Riegos

, por  EIE 64683

Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito una empresa de jardineria, mantenimiento y riegos

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es montar una empresa de servicios de jardinería, y otras actividades de los servicios relacionados con las mismas, donde se incluyen el diseño, construcción, mantenimiento y reconstrucción de espacios verdes, parques y jardines.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto resulta idóneo para personas de mediana edad con experiencia anterior en el sector para los oficiales; y para personas jóvenes sin experiencia pero con ganas de aprender para los ayudantes.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Los principales servicios que realiza una empresa de jardinería se resumen en:

  • Diseño de jardines.
  • Construcción y Mantenimiento.
  • Reformas de jardines, resultado de la capa de origen orgánico aparecida en el transcurso de los años.

Estos servicios conlleva desarrollar y ejecutar de forma racional los procesos de fertilización, poda, riego, fumigación, preparación del suelo y substratos, fertirrigación y control fitosanitario de las plantas; asimismo, realizar los procesos de mantenimiento y comercio de las plantas vivas ornamentales y flores destinadas a jardines, terrazas e interiores, y realizar la venta de elementos decorativos e invernaderos para jardines, material de riego, materias primas y otros productos empleados en el mantenimiento y cuidado de plantas de interior, jardines y pequeñas huertas familiares.

En la prestación de servicios, es fundamental además de la calidad del servicio prestado la relación con el cliente, que se sienta partícipe y escuchado en el diseño de la ornamentación, así como que se tengan en cuenta sus gustos y opiniones.

Aquí hay que tener muy presente que hay aspectos no relacionados directamente con la realización del trabajo que influyen de manera determinante sobre la satisfacción del cliente, tales como el cumplimiento de plazos, la puntualidad en el mantenimiento, la corrección en el trato y la comunicación asesorando en todo momento y explicando las posibles alternativas con sus ventajas e inconvenientes.

EL MERCADO

Los servicios de jardinería tradicionalmente se han asociado a servicios públicos en el cuidado de parques, jardines y ornamentación de vías públicas, o en el ámbito privado en grandes residencias de propietarios con gran poder adquisitivo.

Esta situación se ve modificada por la aplicación de diferentes teorías urbanísticas (espacios verdes alrededor o integrados en edificios, viviendas adosadas en las periferias de las grandes ciudades, etc.).

Esta realidad, junto con el auge de las valoraciones positivas en torno al medio ambiente y lo ecológico debido al creciente interés por el desarrollo sostenible y el impacto ambiental, hacen que tomen relevancia los servicios relacionados con la jardinería y los espacios verdes.

En la actualidad el mercado presenta tres grandes líneas de trabajo, la primera relacionada con el interiorismo, la segunda con jardines de tamaño pequeño o mediano y la tercera con grandes zonas verdes.

Respecto al número de empresas que operan en el sector, destaca el hecho de ser un sector que se encuentra atomizado con un alto número de autónomos y algunas empresas de tamaño pequeño.

Es un sector con un alto grado de estacionalidad debido a que gran parte de los servicios que se prestan están asociados a momentos concretos del año que se repiten cíclicamente, tan solo los trabajos de mantenimiento en interiores presentan una continuidad a lo largo de todo el año.

LA CLIENTELA

Los clientes de la empresa de servicios de jardinería pueden ser de diversos tipos:

  • Clientes particulares que solicitan los servicios de la empresa. Estos clientes acuden principalmente por motivos de cercanía para solicitar servicios relacionados principalmente con el diseño, construcción, mantenimiento y reconstrucción (replanteo) del jardín de su vivienda principal o de su segunda residencia. También pueden realizar demandas de jardinería interior, aunque en menor medida.
  • Grandes clientes. Estos clientes son empresas o entidades que utilizan en gran medida los servicios de jardinería, como grandes almacenes, entidades bancarias, empresas con grandes oficinas, empresas constructoras de obra nueva, cadenas de restaurantes, etc. tanto para su ornamentación en espacios interiores, como para los espacios exteriores. Es importante conseguir que la empresa se abra un hueco en este tipo de mercado, ya que permite mayores volúmenes de facturación y la seguridad de unos ingresos según el tipo de contrato que se negocie.
  • Colectivos tales como comunidades de propietarios, urbanizaciones, centros comerciales, colegios, residencias, etc. Este tipo de cliente solicita básicamente un servicio de mantenimiento continuo, por lo que se suelen hacer contratos de servicios, siendo importante conseguir que la empresa se abra un hueco en este tipo de mercado, ya que permite mayores volúmenes de facturación y la seguridad de unos ingresos anuales.
  • Clubes deportivos. Estas entidades necesitan de un mantenimiento continuo de sus instalaciones, tanto por sus dimensiones como por el servicio que demandan son unos clientes importantes a nivel de facturación como de garantía de ingresos en el periodo de duración del contrato.
  • Administración pública. A través de concursos o licitaciones.
  • Un factor importante para captar nuevos clientes es el reconocimiento del trabajo bien hecho, las recomendaciones de otros clientes, y los años de experiencia. El cliente es cada vez más exigente en cuanto a la relación calidad/precio del servicio. Los clientes de este sector son de la zona o de la provincia.

LA COMPETENCIA

Para el análisis de la competencia, hay que distinguir principalmente tres grupos:

  • Competidores que realizan los mismos trabajos de similares características de tamaño y oferta de servicios. Así los verdaderos competidores serán aquellos que estén ubicados dentro de la misma zona de influencia. Por tanto, habrá que estudiar la zona escogida para la ubicación de la empresa ya que es básico saber qué hace la competencia que ya está establecida en esa zona y apostar por una diferenciación con ella.
  • Empresas constructoras que incluyen servicios de jardinería en su oferta. Algunas empresas constructoras incorporan estos servicios dentro de su amplia oferta, llegando a ser competencia directa a las empresas de jardinería.
  • Profesionales jardineros que están establecidos individualmente, son autónomos, y que tienen como clientes a comunidades de vecinos o particulares.

A la hora de competir es fundamental la calidad que se ofrece al cliente, el precio y el cumplimiento de los plazos. El tener una buena reputación en la zona de influencia es el mejor valor diferencial con la competencia.

PLAN DE VENTAS

En general estas empresas no suelen hacer publicidad para darse a conocer, no obstante se anuncian en guías informativas y otros medios locales, como cuñas de radio.

También hay que subrayar la efectividad de la difusión por parte de los propios clientes. Las pequeñas empresas se ven favorecidas en el contacto con clientes al trabajar en colaboración con otros gremios.

La atención a la clientela es una de las bases del mundo de los servicios. Existen oportunidades de asistir a cursos sobre la materia organizados por las distintas asociaciones empresariales.

Aquí hay que tener muy presente que hay aspectos no relacionados directamente con la realización del trabajo que influyen de manera determinante sobre la satisfacción del cliente, tales como la puntualidad, el cumplimiento de plazos, el cuidado con los objetos del entorno, la limpieza de la obra, la corrección en el trato y la comunicación sobre las distintas incidencias que surgen y las posibles soluciones.

Hacer frente a quejas y reclamaciones es otro de los aspectos fundamentales. Para esto se deben establecer mecanismos de recogida de éstas y prepararse para atenderlas y convertir esta segunda oportunidad que nos ofrece un cliente en elemento de reforzar nuestro vínculo con él.