Montar una piscina para la tercera edad

, por  EIE 2843

Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito una piscina para la tercera edad

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es crear una piscina pública para personas de la tercera edad, en la que se impartirán clases de natación y se pueda practicar el baño libre. El objetivo principal es el ocio y el entretenimiento de los mayores, los cuales podrían ejercitar su cuerpo, tener ocupada la mente y pasar un rato agradable en compañía de otras personas de su misma edad.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Este proyecto está indicado para personas que tengan formación o experiencia previa en piscinas y socorrismo aunque, en caso de no poseerla, pueden dedicarse a la gestión del negocio y recurrir a contratación de personal con la cualificación necesaria.

Lo que sí resulta imprescindible es que el emprendedor esté comprometido con valores sociales como la salud y el bienestar de nuestros mayores. Se requieren ciertos dotes y habilidades sociales y experiencia en la gestión de servicios para la tercera edad.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Los servicios que ofrecería la piscina, se podrían dividir en dos claramente diferenciados: por un lado, se impartirían clases de gimnasia acuática; y por otro, se desarrollarán terapias de rehabilitación y fisioterapia. Además, se dejarán algunas horas del día para el baño libre. Con esto último se pretende que las personas vean al centro como un lugar de ocio, en el que se puedan establecer relaciones sociales.

En cuanto a las clases de gimnasia acuática, hay que tener en cuenta al tipo de personas a las que se van a dirigir. El desarrollo, podría ser el siguiente:

1.- Calentamiento en seco

Se trata de realizar pequeños ejercicios para entrar en calor y preparar al cuerpo para entrar en contacto con el agua. Estos ejercicios serían: elevación de rodillas, saltos y giros de tobillos, giros de cadera, rotación de brazos, elevaciones y balanceos, calentamientos de giros y muñecas, etc.

2.- Calentamiento en el agua

Debe contener ejercicios sencillos y muy variados, en varios bloques, con el fin de no cansar. Así mismo, debe ser progresivo, trabajando las piernas y los brazos. No debemos olvidar que estamos tratando con personas mayores, por lo que debemos ser muy claros y sencillos en las indicaciones.

3.- Plan de trabajo diario

Cada día se realizará un plan de trabajo, haciendo hincapié en una parte concreta del cuerpo, pero siempre teniendo en cuenta las limitaciones de las personas que estén en clase y su edad. Si por enfermedad o cualquier otro motivo algunas personas no pueden desenvolverse con normalidad en la clase, se les diseñaría un plan de trabajo personalizado. El desarrollo de la sesión irá en función del grupo y del objetivo que se quiera trabajar. Siempre se realizarán al final de cada sesión unos ejercicios de relajación antes de salir del agua.

En el caso de las clases para las personas de rehabilitación, se diseñará una terapia específica según las características, dolencias y/o lesiones de las personas que conformen cada grupo.

EL MERCADO

El aumento del número de personas mayores que viene sufriendo la población española en general durante los últimos años, viene provocado por la mejora de los hábitos higiénicos y de salud, mejor calidad de vida, avances científicos, etc. Todo ello provoca una mayor longevidad de las personas y una mayor esperanza de vida. Es por esto que, cada vez, se pone más de manifiesto un creciente interés relacionado con los servicios y actividades sociales organizadas para estas personas.

La mayoría de estas acciones, son llevadas a cabo desde las distintas administraciones públicas a través de los distritos, hogares para jubilados, centros de día, residencias de mayores, etc.

Todas estas iniciativas van encaminadas a que nuestros mayores, pasen esta etapa de su vida lo más comodamente posible como recompensa a toda una vida de trabajo y sacrificios. Una vejez digna y de calidad garantiza poder vivir más tiempo de forma autónoma.

El medio acuático resulta ser un gran desconocido para la mayoría de las personas mayores debido a que en su juventud, este deporte estaba reservado solo para una minoría. La natación es un deporte que puede ayudar tanto a niños como a mayores.

Así, son los propios médicos los que recomiendan hacer algún tipo de deporte como nadar o caminar para mantener el cuerpo tonificado, llevar una vida más saludable y una mente ocupada. No olvidemos que entrar en la tercera edad no es sinónimo de invalidez o inactividad.

Por todo ello, debemos plantear alternativas para los jubilados, de manera que ocupen la gran cantidad de tiempo libre que tienen y evitar así una inactividad completa, depresiones y deterioro tanto físico como psíquico.

Con todo esto, podemos concluir que este grupo de personas (65 años o más) constituyen un segmento de la población muy atractivo, el cual ofrece un amplio abanico de oportunidades de negocio aun sin explotar.

Por ello, la piscina sería un buen negocio, puesto que, dentro de las distintas modalidades deportivas que existen es una de las más propicias para este segmento de la población debido a las características concretas que poseen. Además, según datos del Centro de Investigaciones Sociológicas, la natación, en su vertiente no competitiva, es el deporte más practicado en España.