Montar una Empresa de Ayuda a Domicilio para Mayores.

, por  EIE 96783

Plan de Empresa. Idea de Negocio. Guía con sencillos pasos para montar con éxito un negocio de ayuda a domicilio para mayores

1.- LA IDEA DE NEGOCIO.

Nuestro objetivo inmediato es crear una empresa de ayuda domiciliaria para personas mayores.

Una empresa de ayuda a domicilio para personas mayores centra su actividad en la prestación de un servicio integral, consistente en un programa individualizado, de carácter preventivo y rehabilitador, en el que se articulan un conjunto de servicios y técnicas de intervención, a través de profesionales que realizan la atención personal, doméstica, de apoyo psicosocial, familiar y relaciones con el entorno. Prestados en el domicilio de un persona mayor dependiente en algún grado.

En términos generales, el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) es una prestación básica que suele estar incluida tanto en los programas de salud como en los de los Servicios Sociales. Puede consistir en un servicio independiente o formar parte, como complemento, de otros servicios de salud o bienestar social más generales.

2.- IDENTIFICACIÓN DE LOS/AS EMPRENDEDORES/AS

Los clientes a los que va dirigido este proyecto requieren un trato especial: serio, formal, amable, cariñoso. Un factor importante es que al emprendedor, le guste el trato y cuidado de las personas mayores y discapacitadas y se involucre de pleno en el negocio. Este proyecto está indicado para personas que posean conocimientos en cuidados de enfermos, con alguna titulación académica, en enfermería, ATS, o similar.

3.- DESCRIPCIÓN DEL PRODUCTO-SERVICIO/EL MERCADO

EL PRODUCTO O SERVICIO:

Los servicios que ofrece la empresa subdividiéndolos en tres campos de actuación:

Atenciones de carácter general:

- Apoyo a la movilización dentro del domicilio.
- Seguimiento de la medicación y alimentación.
- Ayuda en la ingesta de alimentos.
- Compañía y atenciones en domicilio.

Atenciones de carácter doméstico:

- Limpieza y orden del domicilio.
- Lavado y planchado de ropa.
- Adquisición y preparación de alimentos.
- Realización de compras.
- Manejo de aparatos electrodomésticos y sistemas de calefacción.

De relación con el entorno:

- Acompañamiento y realización de gestiones fuera del hogar.
- Ayuda para la movilización externa.
- Apoyo para facilitar la participación en actividades comunitarias y de relación familiar y social.

Otras prestaciones

- Apoyar el descanso de la familia.
- Atención psicosocial en situaciones de conflicto convivencial y destructuración familiar.
- Apoyo socio-educativo para estimular la autonomía e independencia.
- Apoyo a las relaciones familiares.

El desarrollo de nuestra actividad se desarrolla en los domicilios de los clientes. Esto requiere un desplazamiento continuo de nuestros profesionales. Por ello en las oficinas se implantará una centralita, con una persona dedicada a recoger las peticiones de los clientes y a establecer mediante la ayuda de planos de la ciudad los recorridos más rápidos y coordinados.

Todos los profesionales tendrán vehículo propio y teléfono móvil para conseguir un servicio eficaz y estar en total contacto con el resto de equipos.

Es importante que en la oficina queden registradas todas las salidas que deben o haya que efectuarse, incluyendo todos los imprevistos, para que se conozca la localización de cada uno de los empleados.

EL MERCADO

El envejecimiento acelerado de la población constituye el factor sociodemográfico más importante de las últimas décadas en los países desarrollados. Las proyecciones de la población de los grupos de mayor edad muestran un crecimiento sostenido de los mismos durante los próximos cincuenta años.

El colectivo de los mayores, con ingresos fijos, alta esperanza de vida y un gran componente de ocio en su vida, constituye hoy en día uno de los mercados emergentes con más posibilidades de desarrollo y será en el futuro uno de los mercados más activos de la economía.

Esta investigación de mercado sobre el papel de los mayores hoy como grupo de consumo, pone de manifiesto que el desarrollo de este sector depende en gran parte de la capacidad que tenga la iniciativa privada para ofrecer productos, bienes y servicios adecuados. “Las empresas deben hacerse a la idea de que sólo podrán crecer desde este segmento de población y que nadie, produzca lo que produzca, podrá progresar sin contar con los mayores”.

LA CLIENTELA

Los clientes o usuarios finales a los que nos dirigimos son todas aquellas personas mayores que se encuentren en una situación que les impida satisfacer sus necesidades personales y sociales por sus propios medios, y requieran atención y apoyo para continuar en su entorno habitual.

La mayoría de las personas mayores reconoce como alternativa más interesante, mantenerse en su propio domicilio o la independencia de una vivienda propia. Aquellas que deciden conservar su vivienda y mantenerse en ella se ven con la impotencia de realizar algunas actividades cotidianas con total autonomía, requiriendo ayuda.

LA COMPETENCIA

La competencia estará formada por:

- Los centros de residencia de ancianos.
- Centros de unidad de estancias diurnas.
- Empresas de ayuda integral a domicilios ubicados en la zona que ofrezcan el cuidado de ancianos.

Todos estos centros existen a cargo de servicios públicos y privados.

Los competidores más directos (independientes de las empresas de ayuda a domicilio) al negocio - debido a que ofrecen a los ancianos una autonomía para volver a sus casas por la noche - son los centros de unidades diurnas.

La debilidad de estos competidores se encuentra en que la oferta de horarios en los servicios de estos centros es de ocho horas diurnas, normalmente comprendiendo el horario de nueve a cinco de la tarde de lunes a viernes y en muy escasas ocasiones comprenden los fines de semanas.

Nuestro horario de servicios para poder ser competitivos va a comprender las 24 horas del día incluyendo fines de semana, con ello eliminamos la competencia más directa.

PLAN DE VENTAS

Antes del comienzo de nuestra actividad se debe de poner en marcha una campaña de promoción, intentando captar el mayor número de clientes que aseguren el buen inicio de nuestra actividad. Teniendo en cuenta el sector poblacional al que nos dirigimos debemos centrar nuestra publicidad en prensa, prensa de difusión gratuita, centros de ocio de ancianos, anuncios en las páginas amarillas e, incluso, crear una página web en la que los interesados puedan consultar precios.